Luna Llena en Libra: Si nos quitan la belleza

No sólo de pan vive el hombre’…

Si algo nos diferencia del resto de mamíferos en la Tierra es nuestra fascinación por la belleza. El ser humano busca la armonía, se enamora de las formas, se sublima a través del arte, se diferencia del resto de especies por su capacidad de crear.

Es esa capacidad de crear algo bello lo que nos hace distintos, lo que nos acerca a la divinidad, a la inmortalidad.

Emocionarse con una canción, con un cuadro, con una escultura o con una puesta de Sol son cualidades exclusivamente humanas.

Saber que hay en nosotros esa posibilidad de crear algo bello para el mundo que perdure y trascienda nuestra necesidad más primaria y animal, la de la pura supervivencia nos convierte en seres conscientes.

Este eje Aries Libra nos conecta con esa dualidad del humano, la condición de mamífero y de creador, de animal y de divino, la capacidad de destruir y de crear, de luchar y de amar, de movimiento y de contemplación… Somos todo.

En estos días hemos visto arder la Catedral de Notre Dame y se han movilizado en nosotros esos mismos ejes. La pérdida indudable de la belleza creada que arde para mostrar el final de un ciclo.

El despertar: La toma de conciencia de cómo pueden movilizarse recursos para atender a algo cuándo se considera prioritario, mientras se desatienden tantas otras necesidades humanas y terrenas.
Y ahí, más allá del debate de porqué para eso sí y para otras cosas no, lo interesante es descubrir cómo está en nuestras manos atender al otro (Libra) si queremos hacerlo. Y podemos hacerlo a diario. Cada uno desde su pequeña parcela.

Pero los ejes nos hablan de integrar. Y aunque a menudo resulta difícil, no se trata de posicionarse en un polo o en su opuesto, sino de buscar la alquímia entre ambos.

Podemos y debemos atender a la Vida. Si. La Vida es Aries. Las necesidades humanas más básicas. La supervivencia. Claro que sí. Y hacerlo desde la empatía (Libra), la mirada hacia el otro.

Pero si nos quitan la belleza…

Más allá de lo religioso, Notre Dame no es sólo un símbolo eclesiástico, es un templo a la feminidad. A la Gran Madre. Antes estuvo en su lugar un templo dedicado a Isis. Es un lugar sagrado desde tiempos muy antiguos. Y es por tanto también un icono Venusino, y por tanto Libriano. También está en la condición humana proteger sus tesoros creados, su belleza.

Necesitamos como colectivo sentir el equilibrio, sanar las desigualdades, empatitzar con el otro. Aprender a dar y a recibir. Luchar para conseguir eso está en el eje Aries-Libra.

Pero si nos quitan la belleza… Nos convertimos en un mamífero más, perdemos el alma y en consecuencia, perdemos la Humanidad.

Que podamos entre todos encontrar la forma de hacer de este mundo un lugar bello. Tan sólo depende de nosotros. De que el ser humano no pierda su condición diferencial, nuestra capacidad de amar y de embellecer.

Sí a la Vida. Sí a la Belleza.

Imagen: Santa María del Mar. Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s