Luna nueva en Tauro, la siembra

Una noche oscura en medio del bosque. Abrazar un árbol. Caminar descalza sobre la hierba húmeda. Sentir a la madre Tierra dentro. Conectarse con ella. Oler esa hierba mojada y las flores que cubren los campos. Agradecer la Vida. Una y mil veces.

Sentir la propia feminidad. Y si eres hombre, conectar con tu parte femenina. Honrarla. Dar un lugar al placer. A tus cinco sentidos. Agradecer que los tienes todos disponibles para vivir las sensaciones infinitas que tiene para nosotros este paraíso. Porqué estamos en el paraíso. Aunque tan a menudo lo olvidemos. Aunque nos empeñamos en crear el infierno. En destruir este planeta precioso.

Si ella vive, nosotros vivimos. Si ella muere, morimos con ella. Hablo de Gaia. De la Pachamama. Y quiero pensar que no es demasiado tarde. Que ella es tan sabia que nos muestra a cada instante su resilencia y su amor. Es nuestra gran Madre. Sino la respetamos, no respetamos tampoco a la nuestra biológica. Ni a todo lo que representa lo femenino en el mundo. Y sin ese respeto, la vida se acaba. Y nuestra especie también.

Venus, regente de esta lunación, está en Aries. Valiente y guerrera, la Diosa se alza para luchar por su supervivencia. Luchemos con ella. Luchemos desde la conciencia. Desde la Presencia. Desde la maravillosa capacidad que tiene Tauro de conectar con el momento presente. Con el aquí y el ahora. Con la energía búdica que a menudo olvidamos que está tan vinculada a este signo.

Es una lucha cuadrada a Saturno y a Plutón en Capricornio. Nos habla de vencer de una vez los viejos condicionamientos y paradigmas de este sistema patriarcal caduco. Del propio Capitalismo que no contempla ni la Vida, ni su continuidad, ni su belleza. Tan solo del dinero. Como si sirviera de algo cuando ya no quede ni una flor que oler, ni un bosque por el que caminar. Como si lo impermanente no tuviera importancia alguna.

A menudo me pregunto qué mundo quieren dejar a sus hijos y a sus nietos esos gobernantes que dan la espalda a la urgencia ecológica que vivimos. Quizás ni siquiera se lo plantean. O quizás sobrevaloran tanto el dinero que creen que podrán comprar el aire cuando ya no se pueda respirar. Quizás no se dan cuenta que hay cosas que no compra el dinero. Como por ejemplo el Tiempo, regido por Saturno. Ni la muerte, regida por Plutón.

Ningún mortal por rico que sea escapa de esas dos realidades. El paso del Tiempo y la Muerte. Saturno y Plutón.

Ya no es tiempo de esperar que ‘otros’ lo arreglen. Son tiempos de cambio desde otro paradigma. Cada uno de nosotros como individuo tiene su parcela de poder personal, su obligación y su compromiso. No vale echar balones fuera. Ese es el gran cambio que también nos pide la energía. Reflexionar sobre eso también forma parte de esta luna nueva. Cambiar hábitos alimentarios y de consumo, por ejemplo, forma parte de tu parcela de poder. Qué compras y a quién?.

Qué vida queremos crear para nosotros y para los que nos seguirán ? Que tu siembra no sea solamente una intención. La Tierra, la energía taurina, pide también concretar, dar forma… No es solo meditando que vamos a cambiar las cosas. Pero también es necesario. Como decía el viejo refrán: ‘A Dios rezando y con el mazo dando’.

Que tu siembra sea sanadora, para ti y para el mundo.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s