0 de Aries y Luna nueva: Re-iniciando el Sistema

Estamos en un período crucial para la Humanidad. De esos que saldrán en los libros de Historia cuándo nosotros ya no estemos aquí. Asistimos al final de un ciclo y al inicio de uno nuevo. 

La Astrología mundial prevalece sobre la individual, es decir, las situaciones de crisis social, conflictos bélicos o pandemias como la que estamos viviendo ahora obviamente condicionan la expresión de una carta natal. No es lo mismo nacer en Siria que en el Norte de Europa. Una misma carta no va a poder expresarse con las mismas oportunidades.

Pero eso no quita que dentro de nuestra parcela, de nuestro micro-universo, incluso entre las 4 paredes de una casa, no podamos sentir que hay un aspecto de nuestra vida concreto que se ve más afectado ante un tránsito. Por tanto, ese fractal que somos nos hace vivir colectiva pero también individualmente una determinada experiencia colectiva que puede significar cosas distintas para cada uno de nosotros. Esa individualidad está representada por Aries en esta lunación. 

Sabíamos que este 2020 no iba a ser nada fácil. Una triple conjunción en Capricornio con Saturno y Plutón , más Júpiter expandiendo, nos decía que esa fórmula venía a derrumbar todo un Sistema. Sus Estructuras, su esqueleto, sus centros de poder, y obviamente, su economía. Recordemos que Plutón lleva en Capricornio desde 2008, provocando a su llegada la primera gran crisis de este siglo.

Como no hemos aprendido prácticamente nada desde entonces  a nivel político y económico, sino que el Sistema ha querido resistirse y continuar con sus viejas formas, la llegada de Saturno  a su signo de regencia, Capricornio, a finales del 2017 empieza a pasar cuentas y a ponernos ante las narices muchas de las lindezas de este sistema. Ese al que llamamos Patriarcado y que tan afín es al Capitalismo como forma de vida.

Ambos, Saturno y Plutón,  entran en contacto ya en 2018 pero cuándo se une Júpiter en Noviembre pasado, es justo cuándo empiezan los primeros casos en China. Y no sabemos si en algún otro lugar, también. Porqué cuándo Plutón está por en medio, es posible que se oculte mucho más de lo que se explica. O que se explique solo lo que conviene. O que directamente se mienta. Y en cualquier caso, que se provoque mucho dolor…

El dolor de no poder acompañar a los que se marchan, de no poder velarlos, de no poder recibir ni dar abrazos de consuelo. Saturno y Plutón juntos en un signo como Capricornio, pueden mostrar el lado más frío y cruel.

Cómo Júpiter expande e internacionaliza, pues ahí tenemos la ‘Pandemia’. No afecta tan solo a un país, sino prácticamente a todo el planeta.

Ceres, asteroide femenino regente de Virgo (signo especialmente vinculado a la Salud) ha estado también implicada al conectar con Plutón en conjunción. Ya lo había estado en otros episodios de virus ‘históricos’ como la llamada ‘gripe española’ o el propio Sida.

Mirar más a lo femenino, a la Tierra, quizás nos hubiera ayudado a ser más pro-activos con lo que pedía la energía en el Cielo. También Urano, con su ingreso en Tauro, signo de tierra, en 2018, ya nos estaba diciendo que había que dar un salto sólido e importante hacia una nueva forma de vida, de trato a nuestro planeta, de gestión de nuestros recursos y de revisión  del sistema económico basado en una burbuja de crecimiento ilimitado cuando los recursos del planeta no lo son. Los episodios de cambio climático y el movimiento ecologista en auge nos estaban advirtiendo que La Tierra puede sobrevivir sin nosotros. Nosotros sin ella, no.

Y Ahora qué? Pues ahora la rueda se re-inicia para este año. El 0 de Aries o inicio del año astrológico marca la tendencia de la rueda en los próximos 12 meses.

El Sol recién entrado en Aries nos marca la posibilidad de empezar algo nuevo. Obviamente, no desde el mismo lugar, porqué los límites ahora nos impiden de entrada el movimiento que tanto representa a Aries. Y esta luna nueva en ese signo nos conecta emocionalmente con esa necesidad, con lo importante que es poder moverse libremente. Algo que hace una semana ni siquiera valorábamos.

Saturno ha terminado su tránsito en Capricornio. Ha acabado su ‘trabajo’ allí, y acaba de entrar en Acuario.  Signo al que también rige. Y lo primero que nos trae son los límites en la Libertad. Un concepto, la Libertad, tan bien representada por Acuario. Una libertad que conlleva responsabilidad, tema absolutamente saturnino.

El Ejército en la calle es una imagen muy gráfica como foto para representar este Saturno recién llegado a Acuario. También la gente que increpa a otros desde sus balcones, sin siquiera saber si se trata de una enfermera que vuelve de trabajar, o alguien que sale para cuidar un dependiente…

El juicio, o más bien, el pre-juicio, sobre la supuesta libertad de movimiento del otro…Explicaba una enfermera en las redes que a las 8 la gente estaba aplaudiendo en los balcones y un rato después, acabado su turno y volviendo del hospital a su casa, alguien le escupía  desde un balcón recriminándole que estuviera en la calle…

Pero Saturno en Acuario es también la posibilidad de re-construir algo nuevo. Más allá de lo conocido. Es un salto al abismo para re-inventarnos.  Es casi obligatorio. Un mandato saturnino que nos dice que quizás nada volverá a ser como antes. Pero eso no significa que todo sea malo. El Sistema va a crear mucha resistencia a ese cambio, pero cuando Plutón llegue también a Acuario, sobre el 2024, posiblemente viviremos una realidad muy distinta a la actual. Estamos en pleno cambio de Era. 

Urano en Tauro también apunta hacia ahí. La música en los balcones, las conexiones online, el teletrabajo, la solidaridad y fraternidad que nos conmueve ahora grupalmente viene para quedarse. De nosotros depende aprovechar esa energía que nos empuja también desde la creatividad de pasar de fabricar coches o ropa a fabricar máscaras, Eso nos pide Urano. Ser creativos pensando en el bien común. 

A pesar de los daños, siempre existe una oportunidad de renacer. Y Re-nacer es Aries. Así que esta luna nueva nos invita a plantar una semilla de renacimiento y de generar la valentía para hacerlo.

Nelson Mandela decía que él era más libre en su cárcel, en la que estuvo encerrado más de 20 años, que muchos hombres que supuestamente estaban en libertad. Porqué en su interior, se sentía libre. Libre de pensar, de soñar, de idear una nueva sociedad sin apartheid, que finalmente pudo liderar a pesar de todo.

Son tiempos difíciles. Es imposible negarlo. Pero hay que recurrir a la resiliencia, una virtud capricorniana. Y para ello, necesitamos valor. El valor que Aries aporta a la rueda del mandala astrologico. 

Junto al Sol y la luna en Aries tenemos también a Quirón. Esa herida quironiana, en Aries nos habla del dolor que a veces provoca sobrevivir, cuándo otros no han podido. Un dolor que en el colectivo nos conecta a nivel sistémico con aquellos que tuvieron que sobrevivir en condiciones difíciles, en guerras, confinamientos, cárceles, exilios y campos de concentración… El dolor de los supervivientes.

Si nos imaginamos lo que vivieron nuestros mayores, quizás podemos relativizar un poco nuestra apocalipsis actual. Y algunos de ellos, los que fueron niños en nuestra guerra civil y sobrevivieron a todo tipo de penurias, son los que están marchando ahora. Ellos, nuestros mayores, representan también el arquetipo de Capricornio. asociado a la ancianidad. Y por eso es en ellos en quien se está cebando esta pandemia.

Honremos a todos ellos, porqué si ellos no hubieran sobrevivido  entonces, nosotros no estaríamos aquí ahora. Digamos Sí a la Vida, por todos ellos. Porqué se alegrarán si la aprovechamos. Gracias por vuestro inmenso legado. Os honramos y os agradecemos infinitamente vuestro valor.

Una sociedad que deja morir a sus mayores, es una sociedad condenada al fracaso futuro y una señal clara que este sistema llega a su fin. 

Aries representa un nuevo inicio, y para empezar de nuevo se requiere valor. Porqué estamos viviendo una pandemia doble, la biológica y la del Miedo. Un miedo que Plutón representa muy bien, pero que tiene un antídoto muy poderoso: El Amor. Y no es en vano que el planeta muestre un corazón en su superfície. 

No hablo del amor romántico, sino del AMOR con mayúsculas. Es el Amor que representa Neptuno en su versión más elevada. Cuando deja de ser un anestésico y de poner velos. Ya se ha encargado Plutón de levantarlos.

Un amor que desde lo humano es difícil de comprender. Porqué viene de otro lugar. No espera nada a cambio. Es el amaros unos a los otros, el amor al prójimo, la solidaridad, el deseo de ayudar aunque no conozcas de nada al receptor. Ese amor al que llamamos crístico porqué es el legado que nos dejó las enseñanzas de Jesús. Da igual cual sea o deje de ser tu creencia. Es un amor que mueve montañas y que nos empodera para enfrentarnos a cualquier reto. Porqué es Trans-personal. Va más allá incluso de nuestro deseo primario de superviviencia a toda costa. Ese amor, es la mejor vacuna para el miedo.

También tenemos todos un aprendizaje común sobre el control. O más bien sobre la ilusión de tener el control. También Plutón tiene algo que explicarnos al respecto. Ahora podemos entender que el control sobre nuestras vidas es completamente ilusorio, porqué de la noche a la mañana prácticamente todo puede cambiar. Y no podemos hacer nada excepto rendirnos. Aceptar que no somos dioses. Sino humanos que como mucho podemos co-operar, co-crear con aquello que la vida nos trae. Una vez más, diríamos que ‘el hombre propone y Dios dispone’. Soltar el control es ahora otra de las tareas que debemos aprender. Y es más fácil hacerlo si confías. Confiar, tener fe en que será lo que tenga que ser. 

La muerte nos llega a todos, en un momento o en otro. Pero como apenas hay pedagogía sobre ella, no somos conscientes que nos puede llegar en cualquier momento. Con o sin pandemia. Quizás podamos entender mejor ahora como viven en otros lugares del mundo donde la amenaza permanente de peligro por guerra, la dificultad de movimiento, y tantas otras pandemias de hambrunas que llevan años azotando al llamado tercer mundo nos dejaban hasta hace poco indiferentes como sociedad.

Ojalá esta situación nos permita revisar nuestra escala de valores, tarea de la que Júpiter se encarga, para discernir lo importante de lo urgente.  Para discernir entre el valor de las vidas de las personas o priorizar la bolsa, la economía, lo material, el consumismo… Estamos descubriendo que el llamado estado del bienestar era un ‘fake’ y ahora por fin podemos verlo. 

Como buena Escorpio, os diría que la muerte no existe. Al menos tal y como la conocemos. Nos mudamos de plano. La energía no se muere, se transforma. Pero eso no quita que sea muy doloroso no poder volver a abrazar ni a disfrutar de la compañía de un ser querido. Lo sé bien y de primera mano. Y mucho más doloroso todavía no poder realizar un duelo en condiciones… Despedirse, acompañar, abrazar… Saturno y Plutón juntos en Capricornio nos muestran también la crueldad más despiadada que no es más que reflejo del sistema que hemos construido.

El Nodo Norte sigue en Cáncer, signo opuesto a Capricornio, diciéndonos a todos, cuidad de los vulnerables y de vuestra propia vulnerabilidad. Cáncer representa también la Casa física, el Hogar, pues es casi poético que en estos últimos grados antes de pasar a Géminis, la vida nos obligue si o sí, a estar en nuestras casas, en nuestras cuevas, recluidos, cuidando de los nuestros, o de nosotros mismos, de nuestro niña/o interior que quizás está especialmente asustada ahora. Habla con ella/él, recuérdale que tu le cuidas, que tu te encargas. Conecta con tu propia vulnerabilidad. Quizás el trajín habitual de las prisas del día a día no te lo permitían. Ahora tenemos una oportunidad preciosa para cuidar de nuestros niños interiores heridos.

La línea estrecha que puede existir entre precaución y miedo, entre egoísmo y responsabilidad, entre la Luna y Saturno. Entre ser niño o adulto. Estamos todos a prueba. En lo individual y en lo colectivo. 

Hoy, más que nunca, la salida es hacia dentro. Tengamos el valor de afrontar este cambio de paradigma. Miremos la luz de esta luna nueva en Aries como una promesa para descubrir el fuego interior que todos tenemos dentro.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s