Astroconstelaciones

Estos talleres nacen de la sinergia entre la Astrología y el trabajo sistémico que Toni Ferragut lidera a través de las Constelaciones familiares.

Una Astroconstelación es el despliegue de los distintos arquetipos que conforman nuestra Carta Natal en el círculo del mandala que la conforma.

A diferencia de una constelación familiar, los representantes actúan como planetas/arquetipos desvelando nuestra propia energía intra-psíquica, es decir, la fuerza y forma en la que vivenciamos cada uno de ellos a menudo de forma inconsciente.

El trabajo parte desde la Luna Astrológica como guardiana de nuestra memoria infantil e intrauterina y portadora de la semilla de nuestro árbol genealógico.

Teniendo en cuenta que el ser humano solo utiliza un 5% de percepción consciente y un 95% de inconsciente, puede fácilmente imaginarse la influencia que pueda tener toda esa información.

El objetivo es hacer visible cada uno de los mecanismos y energías principales de la Carta Natal, para lograr que toda esa potencialidad se coloque al servicio del Sol: Nuestro Centro y representante de la Conciencia. Ya que es desde allí desde donde podemos caminar hacia nuestro Propósito.

En estos movimientos podremos de igual manera revelar posibles conflictos familiares o distorsiones del árbol que nos están influyendo, ya que eso se manifiesta en nuestra Carta Natal.

Un Saturno mal aspectado, un Quirón protagonista, un Plutón dominante, una luna afligida…etc. nos van a mostrar en cada participante a qué o a quién está representando en su biografía. Qué tipo de vivencia se está expresando como resultado de un determinado diálogo energético que la carta quizás muestre como oposición, cuadratura..etc.

La finalidad de los movimientos es que esa misma combinación pueda transformarse y generar una nueva manifestación de la misma combinación astrológica mucho más luminosa y evolutiva. Es mucho más interesante desvelar el para qué que quedarse en el por qué.

El encuentro final Luna-Sol corresponde al encuentro Consciente-Inconsciente. Es un abrazo a nuestro niño interior desde nuestra parte adulta. Una recolocación indispensable y sanadora para caminar con mayor fortaleza y conciencia hacia nuestro propósito.

Al igual que en cualquier Constelación familiar, todo el que participa como representante, trabaja también ese mismo arquetipo representado para sí mismo. De tal forma que representar a Saturno, Plutón, Marte o Venus, nos permite vivenciar esa energía arquetípica en nosotros, una experiencia que también resulta movilizadora y sanadora.

En la sección de Agenda puedes ver las fechas y lugares de las Astroconstelaciones programadas.